Chucrut (repollo fermentado)

Si estás en sintonía con el mundo de las fermentaciones, seguramente escuchaste mil veces hablar del chucrut, es una receta súper fácil para comenzar con tus propios fermentos.

Anímate a prepararlo y tendrás alimento por meses. Recordar que las fermentaciones ayudan a nuestra microbiota y teniendo un intestino sano, nuestra mente también lo estará.

El proceso natural de la fermentación del repollo.

Ingredientes

  • Repollo, 1 kilo
  • Sal marina o rosada, 1 cda
  • Laurel, granos de pimienta, ajo
  • Frasco grande
  • Frasco con agua que entre en la boca del anterior para utilizar de peso

Preparación

Limpiamos el repollo y separamos dos hojas para utilizar después de tapa.

Cortamos la nervadura central que es dura y cortamos muy finito el resto. Colocamos el repollo con la sal en un bol y comenzamos a masajear, debemos exprimir el vegetal para generar líquido. Una vez que el repollo se redujo a la mitad y generamos líquido, lo pasamos al frasco donde vamos intercalando con las especias elegidas y el líquido elegido para fermentar. Nos ayudamos con una cuchara de madera para empujar el repollo y que se cubra de agua. Luego colocamos dobladas las hojas de repollo que teníamos separadas cubriendo la preparación, luego el frasco con agua para hacer peso y mantener el repollo bajo el agua. Por encima ponemos una bolsa que atamos a la boca del frasco creando un microclima. Conservamos cubierto con una tela durante unos 7 a 10 días. Después  sacamos la bolsa y el peso, sacamos las hojas de repollo y la primera capa del chucrut. Colocamos la tapa del frasco y conservamos en la heladera, con los días seguirá fermentando pero podemos empezar a consumirlo.

A esta misma receta podemos agregarle otros vegetales y fermentar todos. Si queremos acelerar el proceso de la fermentación, podemos agregar unas cucharadas de agua de otro fermento, como rejuvelaj o kefir.

 

Acerca del autor

We Are Bold! Producciones Integrales de Diseño, con mucho Rock!

Dejar un Comentario